sanimales

BALTO, EXPERIENCIAS DE UN PERRO DE RESCATE

Me llamo Balto, soy un Pastor Alemán, tengo 22 meses y soy perro de rescate. Les contaré mis experiencias y cómo evolucioné, así como la vida de otros amigos míos para que comprendáis lo que siente un perro de trabajo.

A medida que voy explicando mi vida irán apareciendo entre paréntesis palabras que a lo mejor no entendéis porque son las que utilizan los humanos para intentar explicar algunos de nuestros comportamientos.

Cuando nací mi vida era tranquila, jugaba con mi madre y con mis hermanos (socialización - imprinting), hasta que al cumplir un mes y medio me llevaron a un lugar nuevo con un humano al que no conocía de nada. Al principio era todo muy distinto y muy raro porque me metieron en una jaula que me daba un poco de miedo, luego me sacaban a jugar con un trapo y, la verdad, me lo pasaba muy bien mordiéndolo.

Poco a poco me fui acostumbrando a dormir en aquella jaula porque además esperaba ansioso el momento de que la abrieran para poder morder el trapito (crear expectativas). Era muy divertido porque aquel trapo no paraba nunca, se movía a un lado y a otro (instinto de caza), se me escapaba, lo cogía, tiraba (instinto de presa), aflojaba y al final me lo llevaba siempre, lo malo era que cuando mejor me lo estaba pasando, zas! desaparecía! y otra vez a esperar a que me volvieran a sacar para jugar de nuevo. También me gustaba aquello porque poco a poco fui conociendo más a mi dueña, nos lo pasábamos muy bien las dos con aquel juego y nos ayudaba a comunicarnos y, sobre todo, a entendernos (socialización, jerarquía).

Todos los días jugábamos, bien en casa, bien en la calle, donde además de pasear, correr y jugar, conocí a otros como yo, de todos los tamaños y colores y era divertidísimo (socialización).

Un buen día, cuando yo tenía tres meses, me llevaron a un campo un poco distinto, y allí jugábamos a lo mismo, aunque poco a poco el juego fue cambiando y para conseguir el trapito tenía que buscar a alguna persona (asociación). La verdad, era un poco cansado pero a mí me encantaba, era como jugar al escondite y cuando encontraba a alguien me daba el premio y nos poníamos a jugar como locos.

Al principio era muy fácil porque la persona me llamaba y yo sabía por dónde andaba, sólo tenía que dirigirme allí, utilizar mi sentido del olfato y ladrar en cuanto la encontraba. Luego las cosas se empezaron a complicar y tuve que aprender a usar la nariz como un campeón (instinto de búsqueda), tenía que moverme muy rápido por terrenos bastante complicados y además aprendí, con la ayuda de mi dueña, que era más fácil si me movía de un lado a otro cubriendo todo el terreno (batida) hasta que localizaba la primera partícula de olor y me lanzaba como un loco hasta llegar al punto donde más olía y allí era donde ladraba como un desesperado hasta que sacaban a la persona y entonces jugaba conmigo con el trapo, que por aquel entonces ya se había convertido en algo mas grande, como mi boca. Por cierto, a mí me tuvieron que ayudar para que aprendiera aquello de moverme de un lado a otro, a recorrer el terreno, pero he visto a algunos amigos míos hacerlo sin que nadie les dijera nada, creo que se llaman Labradores o algo así (¿instinto de batida?), vaya tíos listos!. De todas formas yo sé que de mí se dice que tengo mucha facilidad para aprender (capacidad de aprendizaje) y que, como soy hijo de perros de trabajo he heredado algunas de sus características (líneas de trabajo, herencia genética).

Uno de los problemas que encontré al principio fue darme cuenta de que las personas se metían debajo de la tierra: yo les veía desaparecer y corría hacia el lugar y entonces, aunque el olor era muy fuerte y yo sabía que estaba allí, no era capaz de imaginar que la persona estaba debajo. Lo mismo me ocurrió cuando tuve que buscar a alguien que estaba escondido en una altura, no podía imaginarlo (incapacidad de imaginar). Eso sí, una vez que me lo enseñaron no lo olvidé nunca (memoria asociativa).

Como ya os he dicho, todo iba sobre ruedas, me gustaba ir de vez en cuando a jugar a aquello, sobre todo porque algunas veces lo hacíamos en el campo, en la nieve, en fin, aprendí que daba igual el lugar en el que nos encontráramos, simplemente cuando mi dueña me lo decía yo sabía lo que tenía que hacer (fomentar la adaptabilidad y la autoconfianza).

No os he explicado lo más importante: cuando ella quería que yo jugara, se vestía de una manera muy rara, se ponía un mono, un casco y unos guantes (pre-condicionamientos). Luego me tumbaba entre sus pies y me quitaba el collar. Yo sabía que cuando se vestía así y me tumbaba, en el momento de quitarme el collar (condicionamiento) era cuando podía salir corriendo a buscar a la persona.

Cuando tenía 18 meses fui a mi primera experiencia real (hasta que el perro no tiene cierta edad no desarrolla ciertos rasgos de su carácter y, sobre todo, no tiene la experiencia necesaria para un trabajo semejante). Nos enviaron allí y, la verdad, fue agotador: primero los traslados, el ruido del avión, encima nos pasábamos el día en la jaula y, la verdad, sentí bastante miedo porque estaba solo y no entendía nada. Tuvimos que estar metidos en un autobús muchas horas todos los días y convivir con un montón de gente y de perros desconocidos. Al principio nos enfadábamos con alguno de los perros pero poco a poco me fui dando cuenta de que no pasaba nada (socialización, adaptabilidad, habituación).

Luego llegó lo mejor: íbamos a jugar. Pero esta vez era aún más difícil: olía a cadáver por todas partes, había mucha gente alrededor y unas máquinas enormes movían el escombro y hacían mucho ruido. Yo me concentré en el juego y cuando mi dueña me lo decía buscaba a alguna persona escondida. Lo curioso fue que encontré a alguien pero el olor que despedía era rarísimo, no era el mismo que tenían las otras personas con las que había jugado antes y, por alguna razón no veía claro si tenía que ladrar o no, agité el rabo y gemí y mi dueña se debió dar cuenta porque la noté nerviosa, así que ladré un poco pero no estaba muy seguro de si era eso lo que tenía que hacer (la reacción habitual de un perro experimentado ante un cadáver es agitar el rabo y gemir, no es normal que ladre. Balto era entonces un perro muy joven e inexperto y probablemente por eso ladró, pero no pudimos quedarnos para saber si allí había alguien o no). Ella me llamó y me sacó de allí para llevarme a jugar a otro lado y entonces sí que encontré a una persona que jugó conmigo (para evitar la frustración se realiza un ejercicio aparte para que el perro se lleve el premio y además acabe contento).

Cuando estábamos allí oir contar la historia de un compañero mío pero de otro país: estaba jugando a buscar a alguien en un lugar muy pequeño, debajo de un montón de escombros y su dueño y un compañero suyo estaban muy cerca suyo. Él encontró algo, allí había alguien pero no era el mismo olor, así que no paraba de mover el rabo, gemir, dar vueltas y no sabía qué hacer. Estuvo así un rato y notó que su dueño y el compañero se empezaron a impacientar, además había una persona extraña al lado que le gritaba en un idioma raro y le señalaba agujeros. Él se puso muy nervioso y, como no sabía lo que querían, se acercó a ellos y ladró como un loco (marcaje en falso: el perro quiere acabar con esa situación y recibir la recompensa, por tanto ladra en cualquier punto. Este es un error claro por parte del guía, el perro se enfrentaba a una situación de estrés y ésto, sumado a su inexperiencia y su juventud, además de un alto grado de excitabilidad, en ocasiones le puede “bloquear” y provocar una salida como ésta como vía de escape. El perro ha sido inducido al error que, aunque en principio no supone un problema grave, sí es muy importante saber detectar y enmendar para que no se vuelva a repetir).

Todas estas experiencias y otras muchas que he tenido en otros lugares me han sido muy útiles para aprender a desenvolverme mejor y, sobre todo, a resolver algunos problemas por mí mismo. Sé que en el futuro surgirán nuevas situaciones problemáticas pero para entonces ya habré aprendido cosas nuevas y estaré mejor preparado para enfrentarme a ellas. Pero lo más importante es que cuando hago mi “trabajo” me siento bien porque puedo hacer aquello que realmente me gusta (libre expresión de los instintos o, lo que es lo mismo: un desarrollo natural de los instintos a través del trabajo).

Fuente:

Isabel Herrán Calzado
isabelherran@hotmail.com

Compartir este artículo

Balto,-experiencias-de-un-perro-de-rescate

Fuente: Isabel Herrán Calzado.


Disponible en sección: Opinión

Imprimir: Balto, experiencias de un perro de rescate



Continua buscando en google o en nuestra web


Web www.conciencia-animal.cl



 



AAA

10 alimentos prohibidos para tus perros2016-07-13
1. Las sobras.

Nuestro amigo de 4 patas no es bobby (tonto), el se da cuenta que le das lo que te sobra, pero lo come igual porque confía en ti.

La comida casera le hace muy mal, ya que contiene mucha grasa, que al igual que un humano puede afectar a su salud, provocando problemas de obesidad, complicaciones cardíacas y a los riñones.

La comida que nos tragamos, tiene muchos condimentos, y otros componentes que el organismo de tu fiel amigo no resiste, provocando úlceras, colitis etc..

sobras

2. Los famosos huesos.

Hay huesos y huesos, los de pollo son PELIGROSOS, ya que se astillan.

No hay que darle huesos pequeños, ya que se astillan al quebrarse, y se le pueden clavar en su garganta, recuerda que las mandíbulas son poderosas, y un hueso astillado, puede producir perforaciones intestinales, incluso, la muerte.

Los buenos huesos son esos grandes y redondos, como los de cadera o rodilla de un animal grande, vacuno por ejemplo. Estos huesos grandes le fortalecen los dientes y los limpian, además se divierten jugando con ellos.

hueso

3. El chocolate:

Nos vuelve locos a todos incluso a ellos, pero la teobromina que contiene, puede ser fatal, es similar a la adrenalina, aparte de estresarlo, puede afectar a sus funciones vitales.

Seis gramos por cada kilo de peso de la mascota, puede provocarle vómitos, diarrea, convulsiones, incluso la muerte.

choco

4. Alcohol.

El etanol los mata, es tóxico para los perros especialmente, les provoca depresión, excitación, convulsiones. Nunca le des alcohol a un cachorro.

alcohol

5. Leche y productos lácteos

Cuando los animales terminan la etapa de lactancia materna se vuelven intolerantes a la lactosa.

Al no tener una enzima, que saca el azúcar de la leche les puede causar vómitos, diarrea y otros problemas estomacales.

leche

6. Embutido y carnes saladas

Además de ser altas en grasas, también son muy saladas, lo que puede causarles serios dolores de estómago u otras complicaciones.

alimento para mascotas

7. Cebolla y ajo

Las cebollas ya sean crudas o cocidas, son realmente tóxicas para los perros, Les causan problemas al sistema digestivo, ya que es incapaz de digerir el alimento. Los síntomas son vómitos, debilidad, y diarrea, incluso puede producir anemia.

cebolla

8. Cafeína

Estimula el sistema nervioso central, le causa vómitos, diarrea y taquicardia, NADIE SERÍA CAPAZ DE DARLE CAFÉ A SU MASCOTA, ESTARÍA LOCO, ES PELIGROSO.

Cafeína

9. Palta

Todos los componentes de la palta son tóxicos la más peligrosa es una sustancia que se llama Persin. Los síntomas que se observan son problemas respiratorios, la ampliación del abdomen y problemas cardíacos.

palta

10. Uvas y pasas

Las uvas les provocan problemas renales, existen algunos perros inmunes al tóxico de la uva, pero más vale prevenir que curar.

uva

Hay una gran cantidad de alimento demascotas , pero es importante elegir el adecuado, existen muchas veterinarias en Puerto Montt y Puerto Varas donde puedes asesorarte con un profesional.

www.demascota.cl Alimento a domicilio para mascotas.


Alimento para mascotas Puerto Montt2016-07-13
http://www.demascota.cl


Alimento para mascotas Puerto Montt2016-07-13
Demascota


Diseño de paginas web en Puerto Montt2016-07-13
Informándose y comprendiendo sobre alergias podrás tener mejor convivencia con tu peludo amigo.

De acuerdo con la Sociedad Protectora de Animales de Estados Unidos, el 62% de los hogares estadounidenses tienen al menos un tipo de mascota en Puerto Montt Chile las cifras no son muy diferentes, el 54,8% de los hogares tiene un perro y el 20,9% un gato. Sin embargo, se estima que un gran porcentaje de chilenos son alérgicos a los animales, incluyendo a las personas que tienen asma.

alergia

Con estos mitos comprenderás mejor sobre las alergias a los animales y como el alimento para mascotas puede afectar:

Mito 1: Acariciar el pelaje de la mascota desencadena la alergia.

FALSO. El pelo de las mascotas provoca alergias, ya que contiene saliva u otras proteinas de los animales.

Las reacciones alérgicas a los animales domésticos son causadas por las proteínas contenidas en mascotas, caspa de mascotas, tales como escamas de piel microscópicas, saliva y orina. Estas sustancias son las que provocan la alergia y no el pelo animal.

Mito 2: Estar mucho con los animales provoca alergia a la larga.

FALSO. En algunos casos es todo lo contrario.

Si usted tiene una alergia confirmada a los animales, por lo general no va a mejorar mediante el aumento de la exposición. De hecho, puede empeorar.

Mito 3: Con la raza correcta la alergia se elimina.

FALSO. Todas las razas de gatos o perros producen caspa. Sin embargo, algunas razas se cree que son mejores para las personas alérgicas que otras. Por lo general los animales pequeños producen menos saliva que los grandes.

Mito 4: Los animales pequeños no son un problema para las alergias.

FALSO. Hámsters, aves y otros mamíferos de sangre caliente también pueden desencadenar el asma y las alergias en personas con alergia a la caspa de animales.

Mito 5: Fuera de la casa, usted no debería tener alergia a los animales.

No necesariamente. Debido a su tamaño microscópico y forma dentada, los alergénicos de animales domésticos se adhieren fácilmente a la ropa y otros tejidos y se llevan a otros lugares.

Mito 6: Un purificador de aire le ayudará con la alergia a los animales.

Depende del purificador de aire. Sólo un purificador de aire de alto rendimiento puede ayudar. Algunas personas alérgicas informan de que los filtros de aire, de baja calidad pequeña hacen poca o ninguna diferencia en absoluto.

Sin embargo, muchas personas alérgicas informan que su purificador de aire , en combinación con métodos de limpieza mejoradas, ha reducido o eliminado por completo sus reacciones alérgicas a los animales domésticos en sus hogares.

Y tú ¿que opinas?

Fuente: Demascota.cl


"

asdasd

2015-03-09
"

asdasd


dodo2013-07-25
no informa tanto

jennifer

Felicitaciones2004-09-09
Que increible la forma en que Isabel nos explica el duro entrenamiento de Balto, un perro de rescate. En forma totalmente entretenida nos deja claros los instintos que se usan para adiestrar a un perro (adiestramiento con estimulos positivos).

Felicitaciones, a Balto por el duro trabajo que realiza y a Isabel por la forma amena de enseñarnos algo tan complejo.

Michel



animales

Copyright © 2003-2008
Todos los derechos reservados